¿ Para qué viajamos?

Si pensamos que nuestra alma es vieja, que tenemos muchas experiencias de vidas pasadas y que estas a veces han quedado inconclusas, viajar puede tener un sentido mucho más profundo que conocer y ampliar nuestra cultura.

¿ Les ha pasado que cuando llegan a un lugar en específico se sienten muy cercanos a este lugar ? casi como un deja vú , como si lo conocieran de antes, lo cual no tiene sentido aparente pues es “la primera vez” que están en dicho lugar.  Tal vez han acallado su sentimiento pensando que es por que ya habían investigado sobre el lugar, por que lo vieron en la televisión o por que ya les habían contado de esto, es decir piensan que se están sugestionando, la realidad puede ser mucho más maravillosa.

Viajar puede ser una forma de sanarnos, de recuperar trozos de nuestra alma que han quedado sin resolución en otras vidas en otros momentos de nuestra historia de alma.

Cuando nos permitimos seguir nuestro anhelos y viajar a donde nos lleva nuestro corazón entonces conectamos de forma inconsciente con estas memorias que estaban pendientes de equilibrar.  A veces si estamos testarudos a perdonar y llenar de amor estas memorias inconscientes entonces esta resistencia nos causa percances en el viaje, problemas para ayudarnos a tomar una decisión y a atravesar las situaciones. Decidir evolucionar, perdonar y sanar.

Si tenemos en mente que además del placer, los negocios, el trabajo tenemos al viajar una misión de alma que cumplir con esas tierras a las que visitaremos, con las personas a las que re-conoceremos, con la consciencia de grupo con la que entraremos en contacto entonces podemos conscientemente intencionar sanación en cada paso que damos. Esto hace más fluido nuestro viaje, que literalmente se nos abran las puertas del nuevo lugar.

Un ejercicio que recomiendo para prepararte para un viaje es hacer ho oponopono con el país que se va a visitar, esto libera los sentimientos inconscientes de aversión, rechazo, odio o resentimiento que puedan haber, tuyos y de tus antepasados que puedan estarse resistiendo a viajar y sanar con este país, ciudad y personas.

Puedes decir: ” …… País …. si yo o mis antepasados te hemos dañado de cualquier forma por todo ello te pido perdón, lo siento, te amo y gracias” … la primera vez y luego repetir solo “perdón, lo siento, te amo y gracias” por 108 veces seguidas en voz alta. Esto se recomienda hacer por varios días hasta que te sientas tranquilo con tu viaje y estadía en ese país.

Me he encontrado casos en consulta de personas que tenían vidas pasadas en las que fueron conquistadas por del país a donde viajan y que por ello requieren de sanar antes de poder viajar, su alma los lleva precisamente a eso , a que sanen , se liberen de sus odios y promesas que no los dejan avanzar en su vida.

También he tenido personas que tienen aversión al lenguaje o a un país por que precisamente ya vivieron en vidas pasadas como originarios de ese país y no han hecho las pases ni se han perdonado lo que ellos mismos hicieron en esas vidas. Igualmente su alma los estimula poniendo el viaje o a las personas ahí para poder sanarse y seguir en su evolución a un estado mayor de amor.

 

” Recuerda que si haz decidido viajar o cambiarte de residencia es por que tu alma te ha llevado por una muy buena razón a donde te encuentras, pide siempre a Dios que te muestre para que estas ahí … ” 

Hada Marciot & Registros Akáshicos 

About the author: Hada Marciot

Leave a Reply

Your email address will not be published.