Drogas : sus consecuencias energéticas

En mi trabajo como terapeuta me ha tocado conocer jóvenes y adultos  que consumen sustancias nocivas, como drogas, alcohol o tabaco.

Incluso me han tocado personas que desean evolucionar espiritualmente pero consumen este tipo de sustancias.

A mí aún , a pesar de tantos años,  me sorprende que exista esta creencia de que se puede estar en “ambos lados” de esta balanza: Dañar al cuerpo y a la vez ser espiritual. Lo que es totalmente erróneo y lleno de ignorancia.

Escribo humildemente lo que sé y que he aprendido a través de mis más de 20 años de meditación, 17 de terapeuta holística y canalizadora de Seres de Luz.

Esta muy difundido equivocadamente que las personas creativas y que se dedican a las artes requieren de inspiración y que el uso de drogas, alcohol y “sustancias” les puede atraer este tipo de inspiración.

También hay las historias de que a través del peyote, los hongos o la marihuana las personas hacen “viajes” que los ayudan a contactarse con su espíritu.

Pero creo que hay que poner más información en estas cosas y saber realmente cómo estamos constituidos y por qué pasa lo que pasa con las drogas.

Lo primero es comprender que un ser humano es mucho más que su cuerpo físico y que tiene cuerpos sutiles que están desde el centro de este cuerpo físico y crecen hacia afuera del mismo. Todos los cuerpos, el físico y los sutiles, son protegidos por una nube de energía, un subambiente, que el mismo ser humano crea y que se conoce como aura.

Este subambiente tiene la misión de proteger cuerpos tan importantes como el cuerpo mental, emocional y astral. De los dos primero se sobre entiende su función así que me detendré en el cuerpo astral; este cuerpo es de mayor tamaño que los anteriores, es el que usamos cuando dormimos, es decir nuestra consciencia viaja en este cuerpo; por que cada noche soñamos , “viajamos astralmente” pero a veces no somos conscientes de la información y lo que vivimos en ese plano.

Este cuerpo astral es el equivalente a la siguiente dimensión, si quieres llamarla 4ta dimensión, con él puedes viajar a la velocidad de tu pensamiento. El lugar donde este cuerpo astral se mueve, que es el  plano inmediato superior al que usamos cuando estamos conscientes desde el cuerpo físico, es llamado “plano astral”.

Tal y cómo pasa aquí en el plano físico que hay de lugares a lugares, de personas a personas, también en el plano astral  coexisten diferentes calidades de energía, lugares limpios, lugares no tan limpios y lugares agotados de energía vital; así llamaremos “bajo astral” el lugar de este plano mas sutil (menos físico) que tiene una frecuencia baja de energía vital/lumínica y “alto astral” donde esta lleno de energía luminosa.

En este astral bajo moran diferentes energías. Energías que son residuos de baja vibración de las emociones y pensamientos que los seres que habitan el plano terrestre han ido emitiendo por miles de años. Esto se ve como una nata de energía densa, muy parecido a la contaminación del aire en las grandes ciudades.

También en este plano se quedan “atrapadas” las almas que han desencarnado y que no tienen energía suficiente (no tienen suficiente amor hacia ellos mismos y hacia la creación) para ser atraídos a capas de mayor vibración por ley de atracción.

Esto en si constituye el problema por que ahí quedan atrapadas las almas que están presas de sus vicios pero al no tener ya cuerpo físico no pueden saborear estos apegos y por tanto inducen a otros seres humanos encarnados a que se los procesen en el cuerpo físico de su anfitrión (el humano vivo) para que ellos absorban los subproductos de baja energía que despide el humano en cuestión.

Estas almas “perdidas” están apegadas a diferentes sustancias y vicios en general, así actúan sobre las personas que están débiles en voluntad y/o mentalmente para llevarlas a ser sus anfitriones mientras que estas almas los parasitan.

Por ello me parece increíble que las personas crean que pueden tener experiencias de luz y amor a través del uso de estas sustancias.

Bueno entonces dirán: ¿ y qué pasa con el uso “ancestral” de los hongos, el peyote y la marihuana ?

La respuesta está implícita en la pregunta; los ancestros usaban estas plantas no como un vicio, sino parte de un ritual, un ritual que llevaba a veces semanas de preparación de ayuno, de ejercicio, de purificaciones. Además las plantas también eran preparadas para que al ser ingeridas dirigieran a la persona a un autodescubrimiento y quien llevaba la ceremonia tenia una preparación espiritual importante capaz de cuidar de las personas en su viaje por el astral y también capaces de cuidar de su cuerpo físico durante el trance en el que entra la persona.

Además estos rituales no eran diario, ni cada semana, ni cada mes. Se hacían cuando había una verdadera necesidad de guía, como preparación para tomar decisiones importantes para la tribu, para pedir comprensión de una situación, para prepararse para el cambio de los ciclos de las cosechas, para crear más consciencia en general. No eran lúdicos ni había nada de entretenimiento en ello. Tampoco todos los miembros eran admitidos para los rituales, tenían que tener ciertas características espirituales.  Estas plantas potencian en el plano astral lo que la persona ya tiene en sí misma, si la persona esta llena de odio aun teniendo una persona que le provea una  “buena guía” la planta lo va a llevar a confrontar su propio odio y “el viaje” les aseguro que no será agradable en lo absoluto. Es por eso que la purificación previa es vital.

Actualmente me atrevo a decir que hay una total prostitución de las energías y de los elementales de estas plantas sagradas, se usan “para pasarla bien” sin tener respeto ni una clara guía hacia planos de consciencia superiores, los jóvenes son engañados por estos mitos y se adentran a buscar estas experiencias pensando que “son espirituales” cuando en realidad por el entorno y la falta de consciencia de quienes cultivan , preparan, venden y usan la planta solo es un acto de suicidio espiritual.

Una vez que la persona cae en este engaño ya tiene asociados a sus desencarnados,aunque sea solo una vez, ya esta infectado ,por por lo menos una alma que lo parasitará noche y día,mermando su energía.

Por ello no es tan sencillo dejar de consumir las sustancias / drogas, los mismos desencarnados influyen en la voluntad de su anfitrión para que no pueda dejarlo, enviándole pensamientos engañosos y contagiándole ansiedad, depresión , envolviéndolo en un sin sentido de su vida o ira profunda , todos sentimientos y emociones que los desencarnados tienen y han cultivado por años y años antes y después de su muerte. Son estas mismas energías  las que les impiden seguir ascendiendo en su camino de evolución hacia la Fuente Divina Dios.

Estas almas estancadas Infectan a su anfitrión y le obstaculizan recuperarse de su adicción. Así el humano vivo puede terminar sin ninguna voluntad, creyendo que no puede ganar la lucha contra la adicción, perdiendo la fe en el mismo; pues entre más se droga la protección de su aura se merma más  y más exponiendolo a las influencias de más desencarnados morbosos que usarán su energía hasta que lo agoten y lo lleven a la muerte de una u otra forma.

Todo esto se puede revertir, pero la persona requiere saber que le pasa y comprender que requiere tanto tratar el cuerpo que se vuelve químicamente adicto las sustancias, como energéticamente liberarse de sus contratos y promesas con estos seres del bajo astral y energías de autodestrucción que por definición están en contra de la Vida y el Amor de Dios. Así como llegar al fondo de las razones por las que en un principio su energía fue débil en voluntad y amor haciéndolo presa fácil de estos ataques psíquicos.

En lo personal no he tenido ni he sentido la necesidad de usar ningún tipo de sustancia para incrementar mi nivel espiritual y contactar seres de luz, ver mis vidas pasadas, verme en otros planos de existencia, canalizar ángeles o incluso tener avisos de cosas futuras que se requieren asimilar. Yo he hecho esto a base de disciplina , práctica diaria y confianza en que Dios me ama y que me asiste en todo momento de mi vida.

Por último los dejo con una frase que uno de mis alumnos que usaba marihuana con regularidad me dijo al terminar un curso intensivo conmigo: “Hada esto es la neta, nada que ver, con la marihuana te sientes todo aguado, sin  fuerza, pero con esto te sientes relajado y consciente de lo que esta pasando, inspirado, nada que ver… “

Se los dejo para que cada quien discierna y en verdad sea consciente de a dónde se esta metiendo al “experimentar”.

Yo bendigo al Ser de Luz que mora en ti.

Hada Marciot
T.H. & F. E.

 

 

 

About the author: Hada Marciot

Leave a Reply

Your email address will not be published.