Grandes ventajas de las Sesiones de Integraciones Álmicas

Las Sesiones de Integraciones Álmicas están causando revuelo dentro de nuestra comunidad porque constituyen una forma muy amorosa de tratar la relación con uno mismo, las relaciones familiares y las relaciones con los arquetipos que conforman nuestro sistema de creencias.

Nuestros alumnos y el público en general, al salir de las sesiones se despiden con frases como: “Salir flotando de amor”, “Un trabajo muy profundo y que permite cerrar ciclos”, “Un gran regalo”, entre otras formas de expresar su gratitud y bienestar.

Algunos las han comparado con las constelaciones familiares porque  durante cierta parte del trabajo en grupo se hacen monitoreos de las energías de las personas, pero deseo dar una mirada más detenida sobre nuestro trabajo para aclarar las dudas que pudieran surgir.

Cada uno de los participantes hace un trabajo personal y hay una preparación previa, pues aunque la persona “no pase al frente” durante toda la sesión, por el simple hecho de estar en el grupo está trabajando los temas que se han dado y ESTÁ SANÁNDOLOS.

El trabajo en grupo tiene una gran profundidad, basándonos en el hecho de que lo similar atrae a lo similar, cada persona es llamada por sus energías para trabajar con “su grupo de almas”, es decir, cada fecha convoca a diferentes personas que a su vez convocan un tema y este tema convoca a otras personas y así sucesivamente porque todos los participantes comparten la misma vibración, sean conscientes de ello o no. Así cada grupo es la amalgama perfecta para la sanación de unos con otros a través de la interacción de las energías de amor que comparten.

Cada participante es llamado desde el amor para sanar en amor con sus semejantes, personas que ha conocido en vidas pasadas, y tal vez en esta también, que están dispuestas a ser sus compañeros en este viaje de liberación del pasado. Desde aquí el ambiente ya es mágico.

Cada persona en el grupo cumple una función, aun quienes parecen ser “espectadores” están enviando amor y pidiendo sanación para las almas cuyo caso es expuesto. Por tanto, de manera simultánea, están solicitando sanación para todas las partes de sí mismos que se están reflejando delante suyo a la vez que piden sanación y aman a cada uno de los integrantes de sus vidas que se muestran al frente.

Los monitores hacen lo mismo, pero desde un alma en particular para la cual son un canal de sanación en ese momento. Esto genera un vínculo de amor más grande y profundo que permite alcanzar una mayor integración de las partes del monitor que se están sanando en el alma que esta  “a su cargo”. En este proceso sucede un segundo nivel de amor implícito en nuestras Sesiones de Integraciones Álmicas.

Nuestro tercer nivel de amor es la guía permanente de los Ángeles y Maestros para cada situación que Hada está supervisando y atendiendo, así como la guía que reciben los monitores: todo el grupo conforma un organismo álmico viviente  trabajando para sanarse y amarse incondicionalmente. La guía posibilita que en lugar de forzar a un alma a “ocupar su lugar y el rol” que le corresponde de acuerdo con su posición en el árbol genealógico; el alma en cuestión reciba sanación, entendimiento, orientación, liberación y amor para que desde su libre albedrío, sea capaz de tomar el lugar y bendecir a su descendencia naturalmente, como un arco reflejo de la propia paz que logra con el tratamiento. Es bellísimo presenciar el cambio en el flujo de las energías sin esfuerzo, sin drama, simplemente atraídos por el verdadero amor y compartiendo el amor que pueden reconocer como propio.

Por esta precisa guía para cada grupo y alma se hacen innecesarios los “protocolos psicológicos” preestablecidos y se hace lo que los Ángeles y Maestros de Luz indican. Ellos proporcionan las palabras justas, los ejercicios exactos para que el alma en cuestión sea capaz de regresar a un nivel mayor de equilibrio y amor hacia sí misma y su entorno. Por esta razón se trabajan vidas pasadas, pues en muchas ocasiones las posiciones de esta vida respecto a la vida, muerte, dinero, amor, salud y relaciones son solo reflejos de órdenes generadas en vidas pasadas. De este modo, acompañados todos del amor de los Ángeles y Maestros de Luz realizamos un viaje de reconciliación con la parte del alma que se perdió en el dolor y juntos con el amor de Dios a través del grupo se sanan los eventos y se recobra la paz.

Como las Integraciones Álmicas son un tratamiento espiritual existe absoluta libertad para sanar relaciones importantes que no son “tangibles” como nuestra relación con Dios / Fuente Original / Creador; nuestra relación con La Madre Tierra, con la Vida; nuestra relación con Nuestro Cuerpo; nuestra relación con los Elementos Fuego, Aire, Agua, Tierra; nuestra relación con la creatividad, inteligencia, fuerza y valor que nos pertenecen, por mencionar algunos.

Todos somos uno, sin embargo, en este nivel de consciencia esto no parece tan claro. Pese a ello, la paz proviene de la capacidad de integrar que efectivamente todos somos uno, con orden y comprendiendo los alcances de cada uno. Los Maestros de Luz me lo han explicado así: observa tu cuerpo, hay muchas clases de células y muchas células en él, todas conforman un cuerpo, “un todo”. Sin embargo si no hay una interrelación sana entre cada una de estas células “el todo” no puede funcionar ni vivir. ¿Qué pasaría si una célula de los huesos creciera en el corazón? estorbaría, interrumpiría el buen funcionamiento de las células y tejidos del corazón, afectando a todo el sistema, “el todo”. Por ello hay que integrar (reconocer y aceptar) que el lugar correcto de las células de los huesos está en los huesos, que son vitales y útiles ahí, pero no solo las células de los huesos deben de tenerlo en cuenta también las demás células, porque todo el sistema debe de reconocer y aceptar el lugar de cada integrante. Integrar a cada miembro con su rol en ese momento, con amor y respecto.

Ahora veámoslo como almas: cada una de las almas proviene de un grupo de almas, y cada alma va “dejando pedazos de sí misma” apartadas “del todo” porque ha habido juicios, vergüenzas, dolores, traumas, deseos de “ser otro” , deseos de “no sentir” , “de no estar”. Cada uno de estos poderosos deseos, astillan el alma, le desprenden pedazos que se quedan en el camino. El resultado es que el alma vive incompleta, sin saber como pasó ni como repararse y re-unirse. Entonces el grupo de almas entra al servicio de la primera ya que la intención primordial es que todas evolucionen. Así este grupo de almas asiste a la primera para que vea las partes dejadas atrás, las partes negadas hasta el olvido que, pese a todo, extraña y añora. Este grupo de almas le muestra a la primera como reconciliarse con estas partes y como perdonarse sin juicio, en puro amor. De esta forma, el alma astillada en un principio es capaz de integrarse, reconocer y aceptar cada parte de sí y encontrar su paz.

Esto sucede en las Sesiones de Integraciones Álmicas y por ello están causando revuelo en nuestra comunidad y también por ello somos tan felices de compartir esta maravillosa herramienta con el mundo.

No me queda más que agradecer a Dios, a mis Ángeles, a mis Maestros de Luz, a mis antepasados, a mis ancestros, a mis vidas pasadas y a mi cuerpo que me permiten estar viviendo la maravillosa experiencia de aterrizar esto para el mundo.

Confío en que será un instrumento de gran cambio y evolución para todos los involucrados y lo agradezco infinitamente.

¡ Gracias , Gracias , Gracias !

 

Hada Marciot
Autora / Canalizadora de las Sesiones de Integraciones Álmicas.

Para saber de las próxima fechas

About the author: Hada Marciot

Leave a Reply

Your email address will not be published.